Los “Criptogramas” de Thomas Canet, su otra mirada:

“En una entrevista Steven Spielberg decía: “Los sueños hablan bajito” y me gustó mucho esa frase”, nos cuenta Thomas Canet. “No se trata de las grandes cosas, sino de las pequeñas que están por ahí, subliminales. Es lo que ha ocurrido con Criptogramas. Son fotos que desde siempre he ido haciendo, comencé en el 2000, y hace tres años dije: les voy a dar una oportunidad”.

CRIPTOGRAMAS_PROMO_02 - copia
Casi una mirada suicida ¿Una ruleta rusa? ©Thomas Canet

Probablemente Thomas Canet, nacido en Berlín pero afincado en Madrid, sea uno de los mejores retratistas de España, y si bien en sus comienzos se especializó en música -todas las estrellas de rock han pasado por su objetivo- ahora lo hacen personajes y celebridades de todo pelaje. Las cabeceras de mayor prestigio se lo rifan. En Las Cosas del Querer, tenemos el honor de contar con él, y darle la bienvenida (y la enhorabuena) a su primer libro monográfico: Criptogramas.

Retrato color
Thomas Canet, grande de la fotografía, retratado por la entrevistadora (¡oh, qué osadía!)

El libro, dividido en cuatro volúmenes de 20 páginas, con 12 fotografías en blanco y negro cada uno, recoge una selección de 48 fotos, imágenes irreprimibles que Canet ha ido cazando en paredes, calles, carteles o texturas de España, Marruecos e Inglaterra. Una aventura le ha llevado a crear, junto al fotógrafo José Miguel Martín y a la directora de arte Puri Díaz, Demente Ediciones, su propia editorial.

CRIPTOGRAMAS_PROMO_07 - copia
De “Criptogramas”. Thomas Canet.

A este trio, en ningún momento se les cruzó por la cabeza buscar una editorial o un espónsor, tenían las ideas claras y la certeza de que cocinándolo en solitario evitarían interferencias. “Yo he hecho el libro que me gustaría ver. El precepto de libertad lo es todo”, comenta el autor con una sonrisa de satisfacción y felicidad que parece querer escapar de su cara.

En Criptogramas (que se presenta el próximo 19 de mayo en Madrid), paradójicamente, no hay posados. Thomas se ha pasado al otro bando, el de la pseudo abstracción, algo que justifica reconociendo que “uno no es una sola cosa. El mundo profesional, la vida, te lleva por un camino, pero hay otras alternativas que vas dejando atrás y, sin son importantes vuelven a ti y te llaman. Cuando una foto es buena, te busca y se produce un encuentro, un descubrimiento que no puedes dejar pasar”.

CRIPTOGRAMAS_PROMO_06
Jeroglíficos visuales. ¿Ves lo que yo veo? Thomas Canet

Me gustan las imperfecciones, lo imperfecto. Cuando una foto es buena viene a tí, es un encuentro”. Thomas Canet

Con Criptogramas, y su mensaje o mensajes en clave arropados en fotografías en blanco y negro, Canet se acerca sin límites a la pintura, al diseño y casi sin darse cuenta a la narrativa. “Cada foto, cada libro y los cuatro volúmenes juntos cuentan algo. Al tratarse de jeroglíficos, hace falta una llave”, suelta enigmático, para aclarar tras un pertinente silencio que la misma se encuentra al final de cada ejemplar. Como pista su nueva obra incluye el Primer Manifiesto Criptográfico que él mismo ha escrito (el texto está al final de este poust) y los títulos de cada ejemplar: Manual de Instrucciones (o el descubrimiento), Vértigo (o cuando las cosas se aceleran), Arrebatos (o el éxtasis de cuándo consigues La foto) e Infinito (o cuando todo lo anterior se convierte en lenguaje, en algo tuyo). Ni más ni menos que el proceso vivido por Thomas hasta despegar con este, su primer libro. “Yo he contado una cosa, mucha gente lo hará suya y otra encontrará su propia historia. No me apetece dirigir la mirada. Las pistas son para los que quieran descubrir por qué yo lo he hecho. Es un juego… Un juego muy serio”, advierte riéndo. (Por cierto, las leyendas de los pies de fotos son de mi libre interpretación).

CRIPTOGRAMAS_PROMO_05
Así empieza todo ¿O no? ©Thomas Canet

A mí lo que me interesaba es que el libro fuera algo en lo que tuvieras que entrar, por eso el formato pequeño”. T.C.

Según él mismo reconoce, comenzó a tramar el libro como quien empieza la casa por el tejado: casi por instinto. “En general primero piensas, luego fotografías y finalmente montas de acuerdo a lo que tenías pensado. Yo lo hice al revés: primero las fotos y luego con esas imágenes me he inventado una historia, aunque realmente esa historia iba surgiendo sola por detrás”.

CRIPTOGRAMAS_PROMO_03
La belleza de lo imperfecto, a los ojos del artista. ©Thomas Canet

Otra de las particularidades de Criptogramas es que el nombre de Canet solo aparece en los créditos al final de cada volumen. Podría parecer un trabajo anónimo. Su intención es que está obra engorde con el tiempo. “Yo lo presento como si se tratara de un colectivo y mi intención es que sea una obra abierta e invitar a la gente a que se sume a mi locura. Por ello en la web de Criptogramas (aún en construcción), los títulos de cada foto son los números de sus coordenadas GPS y si cliqueas en ellos se abre un mapa con la localización de dónde se hizo. Es un sistema, mi idea es convocar a los que se sumen a redescubrir su cotidianidad y nos envíen las fotos para subirlas a la página. Yo enciendo la cerilla y, el que se quiera sumar, bienvenido”.

CRIPTOGRAMAS_PROMO_04
Desde otra perspectiva… Supongo. Es un criptograma. ©Thomas Canet
CRIPTOGRAMAS_PROMO_01
¿Es que no te das cuenta?… Thomas Canet.

Criptogramas es un libro en cuatro volúmenes de 20 páginas y con 12 fotografías cada uno, cuyos prólogos están escritos por Jordi Navas, Carlos Risco, Vanessa Martín y Guillermo Roz. Es una edición limitada (148 x 105 mm.). Precio 10 euros cada tomo. Se podrá comprar en Amazon y en www.criptogramas.com y en www.dementeediciones.com

Criptogramas se presenta al público el 19 de mayo a las 20.30 en 4USTUDIO, calle Armenteros 22. Madrid. Con un concierto de Suso Saiz.

unnamed
Los cuatro libros y las cuatro portadas que cobijan el genio creador de Tomas Canet.

PRIMER MANIFIESTO  CRIPTOGRAFICO

Creemos que el papel de la fotografía es seleccionar pequeñas muestras de nuestro vasto mundo y devolverles su importancia en base a nuestro código de valores.

Nuestro campo de trabajo es eminentemente urbano y cotidiano.

Queremos construir una  nueva mirada desde los lugares en los que nada ocurre. Preferimos los lugares banales, feos y despreciados.

Los criptogramas nacen de la más absoluta simplicidad.

Trabajamos con la máxima economía de medios, austeramente, en busca de lo esencial: el signo y el símbolo.

Huimos del lenguaje escrito.

Desnudamos nuestra fotografía, y solo nos guiamos por los verdaderos motores de nuestra emoción visual.

Glorificamos el ritmo y la síncopa, la repetición y la excepción a la regla. Encontramos la dinámica que perseguimos en el contraste y la textura.

Todo criptograma es un mensaje esperando a ser descifrado.

Afirmamos que hemos encontrado una nueva belleza: la belleza criptográfica. Thomas Canet

2 Replies to “Los “Criptogramas” de Thomas Canet, su otra mirada:”

¿Tienes algo que decir?