De ‘expousinig’ por…

MADRID
Bernal Espacio Galería

Mike Disfarmer. In America: Soul of a People, 1939-1946. Del 5 de mayo al 4 de junio.

image3
Homer Eakers, Lay Neighbors, Julius Eakers, brothers in law, 1945.

Por sobre todos los méritos que reúne la exposición de Bernal Espacio lo más peculiar es la historia que arrastra su protagonista Mike Disfarmer (1884-1959) que en realidad se llamaba Mike Meyer. Es la de la vida de un excéntrico personaje al que le llega el éxito póstumo, la historia de un descubrimiento artístico y la revolución del mercado del arte. En la actualidad, sus retratos son comparados con los del fotógrafo alemán August Sander, sus fotos son preciados objetos de coleccionistas y, en su momento el mismísimo Richard Avedon le calificó como “indispensable” en la historia del retrato americano del siglo XX.

image4
Young man in a hat and white shirt, 1939.

Pero vayamos por partes. En la primera muestra que se hace sobre las fotografías de este ‘tipo pintoresco’ en Madrid, se podrán ver un selecto conjunto de las imágenes más representativas de su maravilloso corpus de retratos y, además, un vídeo del álbum Disfarmer: Bill Frisell que el destacado músico de jazz compuso inspirado en su obra.

image2
Bonnie Dell Gardner, 1943.

Disfarmer retrató a una sociedad profundamente afectada por la Gran Depresión, logrando de manera inconsciente lo que fotógrafos formados y conocidos como Dorothea Lang, Ben Shahn o Walker Evans  realizaron de la mano de la oficina de Administración de Seguridad Agraria. Adquiriendo un rango de veracidad que le situará dentro de la tradición fotográfica documental norteamericana de primeros de siglo y como icono del retrato clásico americano. Durante los años 50 retrató una sociedad más optimista, pero con un negocio ya en decadencia hasta su muerte en 1959.

image1
From de Heber Springs Portraits, 1939-1946.

Nacido en una numerosa familia de inmigrantes alemanes, que echó raíces Heber Springs, un pequeño pueblo de Arkansas, estaba obsesionado con su apellido: Meyer, que en alemán significa granjero y Mike era un hombre que desde luego no quería mancharse las manos de tierra. No solo no se las manchó, sino que  dio un giro de 360º a su vida.

Mike Meyer vivía con su madre en la pequeña localidad de Heber Springs, donde se dedicaba a la fotografía de manera profesional, desafiando la tradición ruaral familiar. Llevaba trabajando desde el 1915 en el Studio Penrose and Meyer realizando retratos típicos de aquella época, en los que los fotografiados posaban en decorados creados para ambientar y dar prestigio a la imagen.

En la década de los años 30, al parecer su madre fallece, su casa desaparece y este hombre, al que apenas se le conocían amigos y ninguna relación estable, decide que es el momento de comenzar una nueva trama en su vida. Comienza cambiando legalmente su apellido por el de Disfarmer (que precisamente significa no granjero) y abre su propio estudio en la calle principal de Heber Springs.

Ya, trabajando a su aire es cuando elimina todo artificio en torno al personaje. El decorado pasa a ser un telón negro o blanco con una raya negra vertical, dando un aire más contemporáneo a la imagen. El retratado, aislado, toma fuerza bajo la mirada dominante de Disfarmer y obtiene toda la atención de quien contempla la imagen. Granjeros, amas de casa vestidas para la ocasión, soldados a punto de enrolarse en la II Guerra Mundial, niños y familias fueron algunos de los clientes que posaron para él. En algunas ocasiones temerosos ante un fotógrafo que, por su excéntrico carácter, pertenecía a la comunidad pero al mismo tiempo era un extraño para todos. Hay que subrayar que este visionario restaba importancia a los retratados, fijándose con ahínco en la composición e iluminación de sus fotos. En esa época vendía tres copias por medio dólar, no vivía con holgura pero nunca tiró la toalla.

Tras su muerte, las fotos habían decorado paredes, alimentado álbumes familiares o se convirtieron en tarjetas postales, con la II Guerra Mundial, estuvieron a punto de perderse para siempre. Unos 4.000 negativos y copias pasaron al olvido, hasta su redescubrimiento en 1970.

Localizadas por un coleccionista, los retratos dejaron boquiabiertos a los expertos e historiadores por su enorme calidad y su estilo personal, que enseñaban a sus modelos con una solemnidad particular y rodeados de una atmósfera de misterio que parece prefigurar el mismo estilo gótico estadounidense de la literatura irónica, violenta y de descarnado humor negro.

El conjunto de obras presentadas en Bernal Espacio Galería, son un buen reflejo de la prolífera producción de Mike Disfarmer, en la que la selección subjetiva crea el discurso. Un discurso que retrata a su complejo autor a través de los distintos perfiles que habitaban su comunidad y la ambivalencia afectiva que sentía hacia ella. Pese a no sentirse identificado, fue el mejor cronista de su tiempo.

Para saber más acerca de Mike Disfarmer…
Concierto Bill Frisell The Disfarmer Project
DISFARMER, proyecto teatral creado por Dan Hurlin
Disfarmer – Movie Trailer
Playlist: jazz music Bill Frisell

BARCELONA
Fundación Setba

Querido maestro Catalá-Roca. Colectiva. Del 28 de abril al 23 de junio de 2016.

català-roca_miró
Joan Miró retratado por Catalá-Roca. Reunión de genios catalanes.

Querido maestro Català-Roca, es una aproximación a la historia de Barcelona de la mano de  Francesc Català-Roca (Valls, 1922 – Barcelona, 1998) y diez fotoperiodistas contemporáneos: Sandra Balsells, Andreu Català, Colita, Pepe Encinas, Joan Guerrero, Kim Manresa, Jordi Pol, Leopoldo Pomés, Txema Salvans y Tino Soriano.

català-roca_la chunga
Una jovencísima Micaela Flores La chunga, en unas fábricas en Barcelona vista por Catalá-Roca.

La muestra de la Fundación Setba en torno a este gran maestro que se distinguió por su forma tan “primitiva” de entender la fotografía, lo que se convirtió en la clave de su éxito, se articula  en tres partes: diálogos, retratos y objetos. Las salas principales acogerán un diálogo entre la obra de Català-Roca y la de estos diez fotoperiodistas.

Leopoldo P
La versión de Leopodo Pomés.

 

Català-Roca_Pomés
Y la visión de Catalça-Roca.

En la Sala Llimona se podrán ver los retratos de artistas y escritores realizados por Català-Roca entre 1950 y 1975 y por último,  se exhiben una serie de piezas únicas que pertenecieron al fotógrafo: ópticas, material fotográfico y cámaras e incluso su Hasselblad.

Pepe Encinas
Pepe Encinas, Barcelona.1980 Esta madre joven, gitana iba pidiendo limosna para comprar leche para su recién nacido en las Ramblas de Barcelona.
Català-Roca_Encinas
La mirada de Francesc.

El fotógrafo siempre duda: qué ángulo hay que tomar, qué diafragma y qué velocidad hay que elegir, qué película hay que preferir… no debe dudar nunca a la hora de disparar”. Catalá-Roca.

La gran gran aportación de Francesc Català-Roca fue entender que la fuerza de la fotografía se encuentra en su más simple esencia: la luz y la composición lo son todo. Sin artificios. Otra de las peculiaridades  fue que por amor a la realidad rechazaba que se le catalogara como artista, de hecho, le importaba poco que se destruyeran sus fotografías y desechaba todos los negativos malos.  Paradójicamente entendía que si la fotografía tiene valor, es porque puede ser reproducida infinitamente.

Colita
Dalí, y detrás el Rey, inmortalizado por Colita.
Francesc-Català-Roca-Salvador-Dalí-a-Portlligat-1952
Dalí fotografiado por Catalá en Portlligat en 1952.
Català-Roca_Soriano
La zafra vista por Francesc.
La Zafra
La zafra, de Tino Soriano.

No se puede entender el documentalismo español sin este hombre que conoció y entendió como nadie la España de la posguerra, y que partió del neorrealismo para crear una vasta obra de más de 200.000 negativos. Catalá-Roca se colgó una cámara al hombro a los 13 años y ya no la soltó jamás. Él quería hacer muy distinto de lo que veía en casa con su padre Pere Català Pic, un vanguardista convencido aferrado a las premisas del constructivismo ruso. Francesc, sin embargo, buscaba captar la realidad y comunicar, pero con un gran sentido de la innovación. Y así documentó durante más de dos décadas la realidad de un país que poco a poco salía de las tinieblas.

català-roca_tàpies
Un jovencísimo Tàpies trabajando frente al gran maestro.
WASHINGTON D.C., EE:UU
Antigua Residencia de los Embajadores de España (*)

Ilustradores Españoles: El Color del Optimismo. Colectiva. Hasta el 26 de junio de 2016.

Paco Roca
El valenciano Paco Roca Define su estilo “dentro de la llamada línea clara franco-belga”, y siempre trabaja con tinta, rotulador y color digital.

Hubo un tiempo en el que la ilustración no pasaba de ser un divertimento, una afición decorativa y un buen complemento para cuentos infantiles u otros textos editoriales. Lo sigue siendo (a mucha honra), pero ha ascendido al escalafón de medio de expresión valorado y en muchos casos a arte. De la mano de Mario Suárez, comisario y periodista especializado en arte y tendencias, un potente grupo de 28 ilustradores españoles, cuyos trabajos son habituales en publicaciones nacionales e internacionales, galerías, museos y publicidad,han reunido sus obras más, frescas, atrevidas y coloridas para reflejar el lado ‘amable’ de la vida y así dar forma a la exposición El Color del Optimismo en la Antigua Residencia de los Embajadores de España en Washington D.C.

aitor-saraiba-turn-on-the-dark_24128295423_o
Turn on the dark. Con su imaginario único, casi tremendista, Aitor Saraiba  asegura: “Mi mayor referencia artística son mis primos pequeños”.
Aitor Saraiba 'Enamorados'
Enamorados, otra de las obras de Saraiba,  el toledano es muy polifacético, hace cerámicas, performance, fotografía y telas… además de sus cándidas ilustraciones.

Fueron artistas como Goya, Picasso y Dalí, ilustradores distinguidos, los que impulsaron el desarrollo de esta disciplina artística convirtiéndola en una de las bases de las bellas artes. Los años 80 y 90 fueron momentos álgidos para la ilustración en España donde resonaban nombres como Mariscal o Jordi Labanda. En la actualidad se observa un nuevo impulso de los creadores españoles que se han convertido en referencia absoluta en el uso del lápiz en todo el mundo.

Cesar Fernandez Arias 'Perro de Troya'
Perro de Troya del venezolano César Fernández Arias. Suele trabajar con lápiz, tinta china o rotulador, unos trazos definidos y sencillos para unas figuras simples y cromáticas que rozan el primitivismo.
ivan-solbes---oro-puro-a-tus-pies_24779590035_o
Oro Puro a tus pies, de Ivan Solbes. Este madrileño del 74 define su estilo como “metafórico y visual”, de un ‘romanticismo pop’, con una visión onírica de la vida urbana, de lo cotidiano y ciertos atisbos de humor y recuerdos infantiles

Siguiendo un pertinente orden alfabético los artistas de esta muestra son Raúl Allen, Marta Altés, Óscar del Amo, Iban Barrenetxea, Paula Bonet, Mikel Casal, Ricardo Cavolo, César Fernández Arias, Carla Fuentes, Óscar Giménez, Javier Jubera, Violeta Lópiz, , Merino, Gabriel Moreno, Santiago Morilla, María Pascual, Silvia Prada, Sonia Pulido, Paco Roca, Conrad Roset, Aitor Saraiba, María Simavilla, Eva Solano, Iván Solbes, Robert Tirado, Luis Úrculo, y Noemí Villamuza.

Paula Bonet 'Mujer Iceberg'
Mujer Iceberg de Paula Bonet (Vila-real, Castellón, 1980), hasta hace poco, su estilo combinaba el óleo con técnicas de grabado, ahora lo resume con el bolígrafo, las acuarelas y la tinta china.
Maria Simavilla
María Simavilla (Salamanca, 1983), se estrenó en la ilustración en 2010. influenciada por las tendencias de esta disciplina y la animación de los años 50 y 60 se distingue por un estilo plagado de humor e imaginario infantil y juvenil.

Cada uno, con sus propias técnicas, tiene un estilo muy marcado, una manera de ver y de contar absolutamente distinta al resto. En cuestión de expresión (afortunadamente) los caminos siguen siendo infinitos. Por ejemplo, las ilustraciones de Óscar del Amo (Valladolid, 1974) se balancean en la arena de la fantasía y el surrealismo. No oculta sus influencias del mundo del cómic y de la animación, sin embargo sus dibujos  están envueltos en un halo de bondad, dulzura e inocencia no excenta de picardía. Su sello lo dan el gran manejo del color, las texturas casi fotográficas y los ambientes perfectos, envolventes y equilibrados.

raul_allen_billboard_24411861229_o
Billboard de Raúl Allen (Valladolid, 1979). Un artista que sabe fusionar el cómic futurista, el dibujo clásico y la psicología anime. “Veo el mundo como millones de líneas y siluetas que definen personajes”, explica.
pfer02
El Desvan de la Cúpula de Oscar del Amo. “Pienso en la ilustración y, tanto la manera de resolverla como la técnica que vaya a utilizar, dependen del fin; desde grafito a óleo, pero siempre lo más artesano posible”, se nota.

Para Ricardo Cavolo (Salamanca 1982), un alquimista que mezcla mundos como el del tatuaje y lo tribal con un realismo naïf y mágico para dar forma a sus “historias e intrahistorias”, que el Cirque du Soleil  lo eligiera para reinterpretar el cartel de uno de sus espectáculos supuso un nuevo capítulo en su vida. A partir de ahí pasó a ser uno de los ilustradores más nombrados de la cultura underground europea, solicitado por las editoriales de libros y revistas más prestigiosos y exponiendo su obra pictórica en galerías de Madrid, Montreal o México.

ricardo-cavolo-hand_24151670654_o
Hand de Ricardo Cavolo.
ricardo-cavolo-anatoli_24686334761_o
Anatoli, de Cavolo, un artsita que pinta desde que era tan solo un niño y veía a su padre trabajar en su estudio de pintura.

A la vieja usanza Sean Mackaoui (Lausana, Suiza, 1969) es de los que aún adoran a las tijeras para dar forma, vida y un mensaje a sus collages. Uno de los aspectos llamativos de sus obras es que el infinito del blanco que acoge cada una de sus ilustraciones, limpias, precisas y poéticas, es enorme en proporción y da la sensación de formar parte de un universo distinto, su otro universo.

consulta
Consulta de Sean McKaoui.
la oficina
La oficina, de Mackoui y su universo peculiar, orgánico y recortado.

El venezolano César Fernández Arias (Caracas, 1952), el veterano del grupo,  es pintor, ilustrador, dibujante y escultor,  define su estilo como “afín a las vanguardias históricas y al constructivismo”. Casi artesano, profesa un especial interés por los trabajos de manufactura y experimentación con los materiales. Sus personajes, en los que prima el amor por la geometría, son irónicos, ácidos y tremendamente tiernos. Todos nacen de los trazos definidos y sencillos en tinta china o rotulador.

carla-fuentes-nick-cave_24755160935_o
Nick Cave, de Carla Fuentes.
portrait-margottenenbaum-littleisdrawing_905
Retrato de Margot Tenenbaum de Fuentes.

La valenciana Carla Fuentes, cosecha del 96, lo tiene claro: “Dibujando muestro todo aquello que me emociona, que encuentro en esta vida y que me llena de verdad” y ese deleite lo contagia. Con ciertas reminiscencias de Egon Schiele y una lejana evocación a Alex Katz, da forma a retratos complejos, con personalidad, miradas que intimidan y soledad humana. Carla define sus obras como “lineales, limpias, con ligeros toques de color y alejadas de representar la realidad”.

silvia-prada---lance_24753814446_o
Lance, de Silvia Prada.

 

santiago-morilla-neumaticos_24412152729_o
Neumáticos de Santiago Morilla (Madrid, 1973). El ilustrador define su estilo como “inquietud conceptual más ansiedad estética y tranquilidad formal”.

Y queda mucho por contar sobre el resto de los creadores de El Color del Optimismo, pero son sus propias obras las que lo resumen todo. Tras ver esta seleción, hay algo que queda claro: habrá que poner alguna ilustración en nuestras vidas… Mejor dicho, en las paredes de casa.

(*) Antigua Residencia de los Embajadores de España, 2801 16th Street NW, Washington, DC 20009

2 Replies to “De ‘expousinig’ por…”

  1. Me ha encantado este artículo y las ilustraciones que aparecen en él.
    Un saludo
    Berta

¿Tienes algo que decir?